Los tipos de abonos

El abono es un fertilizante. Esto no es más que un aporte que se le hace al sustrato para que la planta cuente con los nutrientes necesarios para vivir. Cuando se parte de eso, se puede decir que los abonos se presenten en el mercado de una manera muy amplia. En plantas que están en macetas, el riego puede hacer que se sufran los nutrientes. Para evitar esto es cuando se interviene con la utilización de los abonos.

Además, hay distintos períodos. A lo largo del año, el cultivo esta en un periodo de crecimiento mayor. En invierno, a consecuencia de las precipitaciones no hará mucha falta de abonos.

Los abonos químicos pueden presentarse de una manera líquida, o en forma de varitas sólidas. Estos se incorporan en la maceta. No obstante, también están los granulados que se extienden por toda la tierra de la planta.

Siempre se debe respeta la dosis que recomienda el fabricante, debido a que nunca se debe exceder el máximo permitido, ya que de lo contrario se perjudicará a la planta. La gente tiende a pensar que si se le coloca más se le hará mejor. Este es un grave error.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies