Jardinería: La belleza de la hiedra

La hiedra tiene una belleza muy importante en el mundo de la jardinería. El estilo en el cual se suele utilizar es en la pared de un hogar, ya que le da un atractivo muy bueno, con un colorido verde en el exterior del recinto. Hay que mencionar que la hiedra no se caracteriza por tener una gran cantidad de flores, sino que suele cubrir toda la superficie en donde se la planta con las hojas, que tienen una tonalidad muy fuerte. Las técnicas que se emplean para el cuidado de esta planta no son muy complicadas de llevar a cabo.

El riego debe ser de mucha cantidad de agua por lo que sólo hace falta regarlas dos veces a la semana y en invierno alcanza con una vez o menos.

Jardineria

El tamaño de las hiedras sólo alcanzan los 60 metros de altura, pero si se las despunta se vuelven más compactas y pueden lograr un diámetro de 47 centímetros.

En lo que se refiere a la limpieza, a las hiedras no les sienta bien el polvo por lo que se debe pasar un trapo mojado cada cierta cantidad de tiempo. Además, a la hiedra se le puede aplicar abrillanador, pero sólo una vez cada dos o tres meses.

Por otra parte, en cuanto al abono es muy correcto utilizarlo cada 15 días en los meses más calurosos, que son los que están vinculados con el verano.

Por último, en cuanto a la luz y a la temperatura hay que mencionar que lo mejor para el desarrollo de la hiedra es que la misma reciba la luz solar de manera directa, pero nunca se debe bajar el clima de los siete grados centígrados. En el invierno, que es la época del año en la cual sucede esto, la solución es rociarla con agua constantemente para que mantengan un buen clima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.