Abonos caseros

En el mercado encontramos una amplia oferta de fertilizantes para las plantas pero muchas veces estos son muy costosos y vamos que ahora con esta época de crisis toca recortar el presupuesto pero la solución para esta falta de nutrientes está más cerca de lo que pensáis. En la mayoría de los casos, dentro de nuestro propio hogar, y muchas veces en el mismo basurero

Aquí van algunos ejemplos de cómo con cosas cotidianas, podemos ayudar a nuestras plantas a mejorar notablemente su aspecto:

– Si en tu casa tienes como mascota a coloridos pececitos, cuando les cambies el agua no la tires. Úsala para regar las plantas; esta agua contiene desechos orgánicos muy beneficiosos para ellas. Lo mismo ocurre con el agua en que has cocinado verduras o huevos, en este caso, solo recuerda no añadir sal al agua de la cocción.

-Para que la tierra de tus plantas tenga más hierro, solo busca esos clavos oxidados que ya no sirven y entiérralos en la maceta o el suelo alrededor de la planta. Te lo agradecerán.

– En el otoño recoge todas las hojas que encuentres en el suelo y cubre con ellas la tierra de tus plantas, se convertirán en un excelente abono, además de proteger a las raíces del frío.

– Cuando utilices huevos, tritura las cáscaras y coloca un poquito en la tierra o en el agua de riego de tus plantas.

– Los posos del té son un manjar para las rosas. Abonarlas con esto cada 30 días.

– Recuerda siempre abonar las plantas con la tierra húmeda, por lo que primero riega la planta y luego procede a abonarla.

Como veréis mantener tu jardín no es una tarea costosa y podéis disfrutar de plantas hermosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.