Flores ideales para climas cálidos

Flores ideales para climas cálidos

Flores para clima cálido

Las flores son la alegría de cualquier entorno en el que se encuentre. No por nada las personas y sobre todo las mujeres, suelen tener atracción hacia ellas, queriendo poner un lindo adorno florar como centro de mesa o plantar un jardín. Lamentablemente, no todas las plantas y flores sirven para la misma temporada, por lo que se pueden morir fácilmente de no ser tratadas como necesitan según su clima.

Por ello te mostraremos algunas flores ideales para climas cálidos, las cuales dentro de sus características, tienen el ser muy sensibles a los días fríos o a las heladas, muriendo algunas dependiendo del tiempo que dure. O bien, que sean tan resistentes que lleguen a invadir el jardín, de manera que sea necesario controlar su crecimiento.

Algunas de estas plantas son:

Celosia Trigo: Es bastante exótica o fuera de lo común. Parece un pequeño arbusto rojo intenso, sobre hojas verdes por debajo. Aunque también las puede haber púrpura o rosa. Puede crecer hasta 90 cm, según el cultivo. Su floración ocurre de verano a otoño pero en climas que no sean fríos, ya que no toleran el suelo helado o el agua fría. Debe ser plantada donde tenga la mayor exposición al sol.

Celosia Trigo

Cosmos Azufrado: Linda flor en color naranja, amarillo o escarlata. Es sencilla y adorna muy bien cualquier rincón, es el toque perfecto a los jardines. Puede crecer hasta 1,2 metros. Necesita tanto sol como sombra y su floración es en verano. Una de sus ventajas es la facilidad con que se siembran, algo que compensa las pocas flores que da.

Vid Ciprés: Tipo bastante diferente a las demás, perfecto como enredadera que adorne muros, ventanas, puertas o lo que se desee, ya que crece hasta los 7,5 metros. Puede ser anual o perenne. Sus flores pueden ser rojas, escarlatas o blancas. Necesita ubicarse en pleno sol y es muy resistente. Además es de fácil siembra y cultivo.

Verbena Musgo: Un festival de colores, entre rosa, lavanda, púrpura o blanco. Son pequeñas, crecen hasta los 30 centímetros. Su floración comienza en verano y dura hasta fines de otoño. Requiere tanto sol como un poco de sombra. Debe cuidarse tanto su crecimiento como el drenaje, para asegurar un buen estado.

Sin Comentarios

Deja tu comentario